21 de febrero de 2009

Crónica del ratón post referendum (Basado en estados de Facebook y otras vainas)

Eran las 9:30 de la noche del 15 de febrero y una ansiedad un poco surrealista dominaba mi mente. De repente y sin echarse un peo, la tan mentada presidenta del CNE realiza una entrada campal y por fin saciaría el hambre de casi todos los venezolanos que casi llegaban al punto de comerse las uñas y parte de sus manos por la preocupación. Inmediatamente después de haber dicho: "opción del sí: 6 millones" dije: "na güevo..." Corro a la computadora y abro el Facebook. Me encuentro con los estados de mis amigos, los cuales eran tan pesimistas como por un vago momento eran mis pensamientos, desde un básico "Perdimos" hasta el contundente "Maldito seas". Medité muy bien qué carajos iba a colocar en mi estado para no pasar por desapercibido o indolente ante la situación. Lo único que se me ocurrió fue colocar que "Nada estaba perdido. La pelea se da peleando". Y de allí lo que siguió fue comentarme a mi mismo el estado y decir que los estudiantes deberían seguir un líder contundente, que es como debe ser. Y como las réplicas ridículas de los que dicen llamarse estudiantes no se quedaron atrás, comenzaron a llegarme mensajes por teléfono, messenger, etc. diciendo que la cosa no era así, vamos a faltar todos a clases esta semana, coloquemos una sombrilla, un bombillo, una vaca... JAJAJA! Me pregunté: ¿Con esta clase de estudiantes saldremos adelante? Por Dios. Está bien que los jóvenes nos caracterizamos por ser creativos en momentos álgidos y difíciles, pero What a fuck? Si hubo o no hubo fraude electoral ya no importa. Ahora hay que ponerse los pantalones de estudiantes. Lo digo porque pareciera que en meses pasados los pantalones que llevamos fueron los de estúpidos. De qué servía la quemadera de caucho sino para perder clases... De qué sirve estar colocando sombrillas y bombillos obedeciendo a un luto imaginario... Ese día NO MURIÓ VENEZUELA! Ese día se murió, podría decir, el amor al país por parte del tan nombrado 29% de abstencionistas. A esos si deberíamos ponerles unas velas, bombillos, sombrillas y todo lo que queramos para que se iluminen las mentes y aguanten con el paraguas lo que viene. La ignorancia salió a relucir y depende de nosotros si llegó para quedarse.

No hay comentarios: