19 de septiembre de 2009

¡Fuera de nuestras vidas reggaeton!


Desde que lo escuché, gran repulsión invadió mi cerebro (jeje, sí). Desde que vi la forma de bailarlo, sentí que sería de gran alabanza por millones de individuos, al mejor estilo del Kama Sutra. Y no es para menos, lamentablemente. Me permito expresar un profundo desagrado a ese esperpento de música, si se le puede llamar música. Particularmente considero música aquella que se elabora por ejemplo con el piano, guitarra y un largo etcétera en instrumentos, obviamente. Sus letras tan vacías y en total rechazo a la figura de la mujer, este género se ha dejado llevar por una juventud llena de hormonas y con ganas de desperdiciar dinero comprando discos a estos señores del "flow".

Es evidente como el reggaeton ha invadido todos los espacios: buses, taxis, fiestas (agrego: no hay quince años o boda en la cual no se escuche), no hay rincón donde no esté presente. Como lo decía al principio, la particular forma de expresar el género a través del baile se demuestra a través de pasos sumamente provocativos, los cuales hacen referencia a posiciones sexuales, en su mayoría, de una manera aberrante.

Lo cierto es que por internet se vió un video, y gracias a la recomendación de una prima, unos niños, que a mi parecer no pasaban de 10 años de edad (mínimo), en el cual hacen una demostración muy gráfica de cómo bailar el reggaeton. Pero eso no es todo. Los menores varones eran estimulados por sus madres (o responsables) a "quemar" a sus compañeritas de baile, es decir, adoptar sin ningún pudor posturas sexuales.

Tal ha sido la caída del reggaeton que hasta Willie Colón, músico importante en la escena latinoamericana, había declarado recientemente su postura frente a éste, catalogandolo como un género que "se va a pique".

A continuación, la entrevista a Willie Colón, hecha por Jaime Torres Torres, del periódico puertorriqueño El Nuevo Día. Vía: El Salsero (Ofrezco disculpas por no publicar el enlace directo a la noticia)

“El reguetón se va a pique. Las emisoras de Nueva York y Miami regresan al formato salsero. Y los promotores se están quejando de que no están arrastrando gente como antes”, señaló Willie en entrevista exclusiva.

“Para que el reguetón pueda sobrevivir tiene que evolucionar y desarrollarse de un ritmo a un concepto como la salsa, que abarca toda clase de ritmos, como una reconciliación de todo, como una manera de hacer música. Ese es el peligro que se estaba corriendo el reguetón puro”.

Colón considera que, en términos de orquestaciones, la producción reguetonera contemporánea es muy tímida.“Debe tener más audacia. Su impacto inicial se atribuye a sus sonidos, que venían de una escuela no ortodoxa, con un sonido muy parecido a las músicas urbanas, pero se quedó dentro de un cajón. Y necesita evolucionar más con gente que sepa de técnica musical”.

La decadencia del reguetón también la atribuye al énfasis en letras que apelan con crudeza a la “tiraera”, al uso de drogas, a la violencia y a la explotación sexual de la mujer.“Para que una música se mantenga vigente tiene que bregar con la vida. Por ejemplo, el problema de la salsa romántica es que se enfocó en una sola dirección y perdió su esencia y conciencia social. Hay que tener un poco de todo. El arte de componer y la elocuencia con que se dicen las cosas son importantes. Si uno tiene la maña, se puede hablar con éxito desde el sexo hasta mentarle la madre a alguien”.

Willie no se queda corto con lo que dice. Es clara muestra de la realidad como día a día se ven niños y adolescentes emulando la postura de un reggaetonero, con pinta de falsos raperos, aires de maliente mafioso y con peinados extravagantes...

Me pregunto ahora: Si el reggaeton es una fiel representación del "barrio", tal como lo llaman, ¿Será valido vestir tan estrambóticamente? ¿Será correcto o es evidencia de lo que sucede en el barrio el andar con mujeres casi desnudas y destacar con una pose al mejor estilo de Al Capone, pero reggaetonero? ¿Lucir fachas de malandros con joyas de oro puro y autos lujosos obedece a un barrio? No lo creo.

La música no se destaca por el hecho de ser una "moda de closet" o un reconocimiento pandillero. La música destaca por el mensaje que transmite, y el reggaeton lo hace, sin duda, pero en sentido contrario a lo bueno. No hago con esto una salvedad a cualquier otro tipo de género musical. Es cierto que algunas melodias del rock, pop y pare usted de contar contienen mensajes. Pero ninguno de los anteriores lo hace con tanto descaro como el reggaeton.

Para concluir, el reggaeton no es del todo malo, ya que alguna vez fui presa del inminente movimiento casi involuntario de rodillita o piernita al escuchar UNA QUE OTRA pieza. Sin embrago, pienso que lo desechable del género son sus letras plagadas de sexo, drogas, maleantes azotadores, el toque de bailecitos estúpidos y toda esa falsa imagen y CULTURA de barrio que en algún momento dió resultados, pero que ahora cae en la inevitable falta de variedad, aparte de compararlo con música urbana, lo cual es un error garrafal. TODO ESTO le asegura al reggaeton una muerte lenta y segura. Eso espero.

1 comentario:

Matías S. dijo...

Verdad, esa musica es basura. Muy buen blog por cierto, si puedes pasar por el mio te agradezco ya que recien comienzo en esto.