2 de agosto de 2009

Socialismo


(Texto anónimo)

Un reconocido profesor de la Universidad Central de Venezuela alegó que nunca reprobó a ningún estudiante pero que, en una ocasión tuvo que raspar la clase entera. Cuenta que en esa clase LES
INSISTIÓ QUE EL SOCIALISMO SI FUNCIONABA, QUE EN ESTE SISTEMA NO EXISTÍAN POBRES NI RICOS, SINO una total IGUALDAD. El profesor les propuso hacer una clase sobre socialismo: todas las notas iban a ser promediadas y a todos los estudiantes se les asignaría la misma nota de forma que nadie sería reprobado ni nadie sacaría una "A".
Después del primer examen, las notas fueron promediadas y todos los estudiantes sacaron B. Los estudiantes que se habían preparado muy bien estaban molestos y los estudiantes que estudiaron poco estaban contentos. Pero, cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que estudiaron poco estudiaron aún menos, y los estudiantes que habían estudiado duro decidieron no trabajar tan duro ya que no iban a lograr obtener una A; y así también estudiaron menos. ¡El promedio del segundo examen fue D! Nadie estuvo contento.
Pero cuando se llevó a cabo el tercer examen, toda la clase sacó F: ¡Raspados todos!
Las notas nunca mejoraron. Los estudiantes empezaron a pelear entre si, culpándose los unos a los otros por las malas notas hasta llegar a insultos y resentimientos, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiara otro que no lo hacía.
Para el asombro de toda la clase todos perdieron el año y el profesor les preguntó si ahora entendían la razón del gran fracaso del socialismo.
Es sencillo; simplemente se debe a que el ser humano está dispuesto a sacrificarse trabajando muy duro cuando la recompensa es muy atractiva y justifica el esfuerzo; pero cuando no tiene incentivo, nadie va a hacer el sacrificio necesario para lograr la excelencia.
Finalmente, el fracaso será general.
El ser humano nace con el sentido de propiedad, no en vano entre las primeras palabras que dice un niño es MIO. Siente celos, tiene sentido de pertenecía.
La igualdad es el sueño de los tontos, de los flojos, y de esos sueños se aprovechan los fuertes, para tener una masa de esclavos.
Winston Churchill dijo: "El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de los ignorantes, la predica de la envidia, y su misión es distribuir la miseria de forma igualitaria para el pueblo".


No hay comentarios: